Más de 11.700.000 contribuyentes de IRPF han recibido ya su devolución

50650040-una-ilustraci-n-vectorial-de-negocios-que-se-ejecuta-lejos-de-impuestos-por-concepto-de-impuestos

Campaña de Renta 2016

  • Casi el 84% de las devoluciones y más del 73% de los importes solicitados ya han sido abonados
  • Del total de presentaciones, casi el 88% se han presentado por internet, 38 puntos más que hace seis años, cuando se comenzaron a reforzar las medidas para potenciar la vía telemática como fórmula principal de presentación‘
  • RENTA WEB’ y las mejoras de años anteriores han permitido agilizar la campaña, de forma que en los dos primeros meses se presentaron un 43% más de declaraciones y se abonaron un 35% más de devoluciones que hace seis años en el mismo tramo de campaña

1 de agosto de 2017.- La Agencia Tributaria ha devuelto ya, a fecha de 28 de julio, 7.314 millones de euros a 11.777.000 contribuyentes, de manera que más del 83,9% de las devoluciones y el 73,1% de los importes solicitados en la campaña del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) correspondiente al ejercicio 2016 ya han sido abonados.

El proceso sostenido de aceleración en las devoluciones ha permitido que, pese a la caída que se ha producido esta campaña en las solicitudes de devolución, tanto en número (-3,9%) como en importe (-8,8%), las devoluciones efectivamente realizadas a los contribuyentes están descendiendo en menor medida (-2,4% en número y -5,5% en importe).

El descenso en las solicitudes de devolución tiene como contrapartida un sensible incremento en las declaraciones a ingresar. En esta evolución de las declaraciones a ingresar y a devolver que difiere de la inicialmente prevista han influido dos factores; por un lado, una evolución más positiva de la prevista en el sector inmobiliario, tanto en relación con ganancias patrimoniales, como en lo referente a arrendamiento; y, por otro, a un mantenimiento en 2016 del efecto de la reforma fiscal, que ha permitido que más contribuyentes no tengan que hacer la declaración.

Paralelamente, y ya incorporadas la práctica totalidad de las declaraciones del impuesto que no estaban contabilizadas al cierre de la Campaña de la Renta el pasado 30 de junio, han sido más de 19.656.000 las declaraciones presentadas, casi 188.000 más que el año pasado en las mismas fechas, con lo que se confirma la sostenida recuperación del número de declarantes de IRPF iniciada en 2015.

Se confirma también un nuevo incremento en el número de presentaciones por internet, alcanzando la cifra de 17.284.000 declaraciones, casi el 88% del total. El crecimiento del peso de internet sobre el total de presentaciones es de 38 puntos, si la comparación se establece con las cifras de hace seis años (IRPF 2010, presentado en 2011), cuando se comenzaron a reforzar las medidas para potenciar la vía telemática como fórmula principal de confección y presentación de declaraciones.

Aceleración de presentaciones y devoluciones

La completa implantación este año de ‘RENTA WEB’ como herramienta universal que ofrece la Agencia Tributaria para la gestión de todas las declaraciones supone la culminación de la estrategia iniciada hace seis años con la puesta en marcha del servicio REN0 para la obtención del borrador por internet, y que pretendía una aceleración de las presentaciones que facilitara un proceso equivalente en las devoluciones, de forma que más contribuyentes pudiesen presentar antes y obtener, por tanto, con más rapidez su devolución.

Así, y tomando como referencia los dos primeros meses (dos tercios) de la campaña que acaba de concluir, el número de presentaciones ha crecido en más de 3.100.000 con respecto a las cifras del mismo periodo  hace seis años, un 43%, y el de devoluciones ha aumentado en más de 1.600.000, un 35%. En esta última campaña ya más de la mitad de las declaraciones previstas se presentaron en esos dos primeros meses.

La consecución de estos objetivos se ha producido en la presente campaña manteniendo, en paralelo, el tradicional servicio de asistencia presencial al contribuyente.

Impuesto sobre el Patrimonio

En paralelo a la Campaña de Renta se ha desarrollado la del Impuesto sobre el Patrimonio, que debían declarar aquellos contribuyentes con cuota a ingresar (tras aplicar las correspondientes deducciones y bonificaciones) y también aquellos sin cuota a ingresar, pero que el pasado año contaban con bienes y derechos con un valor superior a los 2 millones de euros.

Tras incorporar las presentaciones pendientes de contabilizar, se han registrado algo casi 198.000 declaraciones de Patrimonio, de las cuales más de 171.500 han resultado a ingresar, por un importe de 1.034 millones de euros.

Anexo:

  • Tabla de IRPF 2016 (Datos a 28 de julio)
  • Tabla de Declaraciones presentadas
  • Tabla de Devoluciones solicitadas y pagadas (importes en millones de euros)
  • Tablas Devoluciones pagadas, número e importe 2015/2016 (importes en millones de euros)
Anuncios

Plan de inversión y financiación

plan20de20inversiones

¿Qué es un plan de inversión y financiación?

Un plan de inversión y financiación consiste básicamente en el análisis del estado actual de una empresa desde el punto de vista económico-financiero en un momento determinado. Esta sería la primera parte del plan, ya que posteriormente, tomando como base la información recogida en dicho estudio, el objetivo es llegar a una serie de conclusiones que nos permitan tomar las mejores decisiones relativas a los siguientes temas:

  • Necesidades de inversión de la empresa.
  • Selección de los tipos de inversión más rentables, sopesando en todo momento cuestiones como: nivel de riesgo, ganancias estimadas, tiempo necesario para recuperar la inversión, etc.
  • Opciones de financiación existentes y elección de las más adecuadas a las características y necesidades de nuestra empresa.

 

Cómo se estructura un plan de inversión

Un plan de inversión y financiación debe ser riguroso, realista y coherente. Por este motivo, debemos dividirlo en los siguientes pasos:

1) Análisis de la inversión  

Un análisis de la inversión de nuestra pyme consiste, básicamente, en la elaboración de un lista lo más detallada posible de todo lo necesario para que la empresa pueda realizar su actividad, tanto a nivel de infraestructuras como de materiales, refuerzo de la plantilla, gastos extraordinarios como la reforma del local, etc.

Se deben tener en cuenta no solamente la necesidades presentes, sino también todo aquello que será necesario cuando, en un futuro, decidamos ampliar nuestras líneas de negocio, productos o cartera de servicios.

2) Clasificación de las necesidades de inversión

Aunque existen muchos tipos de inversiones, de manera genérica pueden clasificarse en 4 grandes tipos:

  1. Inversiones en inmovilizado material. Son bienes tangibles que se incorporan a la empresa durante un tiempo mínimo de un año. Por ejemplo: edificios, terrenos, bienes de equipo o instalaciones.
  2. Inversiones en inmovilizado inmaterial. Son bienes de naturaleza más intangible, como pueden ser: inversiones en investigación, software, licencias, desarrollo e innovación, patentes.
  3. Inmovilizado financiero. Aquí se incluirían los valores de renta fija o renta variable u otras inversiones relacionadas con las finanzas.
  4. Inversiones a corto plazo. También denominadas inversiones en activo corriente, son todas aquellas inversiones con la característica común de ser realizadas en el corto plazo. A su vez, esta inversiones se clasifican en: existencias, efectivos y otros líquidos equivalentes.

3) Selección de las inversiones

Una vez valoradas las distintas opciones de inversión, se trata de elegir las que más nos convienen. No obstante, en la mayoría de ocasiones lo más aconsejable es diversificar las inversiones lo más posible, seleccionado las más idóneas de cada uno de los distintos grupos.

4) Elaboración de un plan de financiación

A lo largo de su trayectoria, las empresas tienen una serie de necesidades de financiación, ya sea para poner en marcha el proyecto, como para mantener sus actividades o ampliar sus líneas de negocio. En ocasiones, la financiación es necesaria para hacer frente a gastos imprevistos.

Un plan de financiación es fundamental para:

  • Conocer cuáles son las verdaderas necesidades financieras de la empresa.
  • Cómo hacer frente, de la manera más ventajosa posible, a dichas necesidades.
  • Saber exactamente cuál es la capacidad de endeudamiento de nuestra pyme.
  • Identificar los canales posibles de financiación, tanto tradicionales como alternativos.
  • Optimizar nuestros mecanismos de financiación.

Ahora ya sabes por dónde empezar con tu plan de inversión y financiación.